Buscar
  • Cinacruz

Contrabando de granos, el rival de los productores del Chaco

De acuerdo a reportes de la Asociación de Productores de Granos del Gran Chaco, en la frontera entre Yacuiba y Salvador Mazza existen al menos 10 pasos ilegales por donde transitan los contrabandistas


Fuente: El Pais

El ingreso ilegal de maíz, trigo y soya al país por el punto fronterizo de Yacuiba con Argentina, preocupa a dirigentes campesinos y productores de granos de la región del Chaco, sectores que reclaman mayor control de la Aduana e instituciones encargadas de precautelar la producción nacional.

El lunes, la Asociación de Productores de Oleaginosas y Trigo (Anapo) denunció que el contrabando de granos, principalmente de soya, maíz y trigo, que ingresan de Argentina, no solo representa una competencia desleal para los productores nacionales, sino que también pone en riesgo la soberanía alimentaria.

Ante esa situación, el sector instó a mejorar los controles en la frontera para evitar el ingreso por contrabando de estos productos agropecuarios. Además, sugirió que se haga un registro de productores y de la producción de granos en el municipio de Yacuiba y Villa Montes, para que el Senasag y la Aduana Nacional realicen un mejor control.

De acuerdo a reportes de la Asociación de Productores de Granos del Gran Chaco (Aprograch), en la frontera entre Yacuiba y Salvador Mazza (Argentina) existen al menos diez pasos ilegales por donde transitan entre 20 a 30 camiones con contrabando de grano procedente del vecino país.

Solo en el municipio de Yacuiba el cultivo de maíz en 2019 superó las 32 mil hectáreas con un volumen de producción mayor a 175 mil toneladas, según datos del Instituto Nacional de Estadística. Sin embargo, el sector campesino observa que, por el contrabando del grano, el precio en el mercado nacional no cubre la hoja de costo, pues en la frontera el quintal se obtiene entre 30 y 40 bolivianos, cuando debería venderse por encima de los 65 bolivianos el quintal.

Sobre el tema, Elvio Díaz, dirigente de la Federación de Campesinos de Tarija, indicó que en pasados meses se reunieron con personeros de la Aduana Nacional y Regional, ante las denuncias del incremento de contrabando de productores, entre ellos los agrícolas, y se acordó bajar hasta las comunidades para socializar los controles y el rol de la Aduana.

Sin embargo, reconoce que “hubo equivocaciones” en algunos controles que hace personal de la Aduana, pues se reportó un caso de que se confundió a productores locales y se comisó la carga, cuando el productor solo trasladaba maíz desde Entre Ríos hacia la ciudad de Tarija. Por lo cual se prevé solicitar una nueva reunión con la Aduana para trabajar sobre el tema.

Mientras, Efraín Alvarado, presidente de la Asociación de Empresarios Privados Integrados del Chaco, señaló que el contrabando de granos “es una realidad” en la región y preocupa a los productores locales. Observa que hasta el momento no se ve una “acción decidida” en la lucha contra el contrabando.

“Hay gente que interna granos de contrabando, pero misteriosamente sale como si fuese producida en el Chaco, los controles que tenemos en los puntos aduaneros en los ingresos y salidas de los pueblos, o no están funcionando o debe haber alguna explicación, no sé”, comentó. A tiempo de advertir que hasta se corre “riesgos” por denunciar el contrabando debido a que “nadie hace nada”.

Un reporte de la Aduana en mayo, señala el decomisó de 270 toneladas de soya argentina, que ingresó al país de forma ilegal por Yacuiba, pues los camiones portaban documentación falsa del Instituto Nacional de Innovación Agropecuaria y Forestal (INIAF), entidad encargada de certificar las semillas con un número, el cual había sido duplicado por los contrabandistas

0 vistas0 comentarios