Buscar
  • Cinacruz

Granos de contrabando ingresan al país como producción nacional

Los contrabandistas hacen pasar los granos de soya, maíz y trigo de Argentina, como productos que cultivan en el área de influencia de la frontera de Bolivia con el país vecino. El agro exige mayor control


Fuente: El Deber/ Ernesto Estremadoiro F.

La Asociación de Productores de Soya y Oleaginosa de Santa Cruz (Anapo) denunciaron que los contrabandistas hacen pasar estos productos como nacionales; que se cultivan en el área de influencia de la frontera.

Fidel Flores, presidente de Anapo señaló que las organizaciones irregulares consiguen la certificación regional de comunidad productiva que operan en la frontera con Bolivia y Argentina. “De esta forma logran pasar todos los controles, porque cuentan con papeles, como si tratara de granos producidos en el país”, dijo el agricultor.

Para contrarrestar esta situación el productor pidió a las autoridades nacionales incrementar los contrales en la zona de Yacuiba; donde la internación de productos de contrabando es moneda común.

Y porque bajo el camuflaje pasan los puntos de control establecidos en la carretera.

“Se debe implementar el registro de agricultores y de la producción en las áreas de potencial contrabando, como es la zona de Yacuiba y Villamontes, para realizar un mejor control de esa producción a través del Senasag y la Aduana Nacional”, señaló.

Una los cultivos más afectados, es el maíz. Para la campaña de invierno se tenía previsto la siembra de 90.000 hectáreas de maíz, pero por el ingreso de forma ilegal, solo se cubrió un 60% del área.

Mario Moreno, presidente de la Asociación de Productores de Maíz y Sorgo (Promasor) señaló que el grano de contrabando en frontera se vende a Bs 30 el quintal, generando una competencia desleal para los productores, que necesitan para cubrir sus costos un precio de Bs 55 por quintal.

“Pero los contrabandistas venden el maíz a 45, ellos solo pagan el transporte y ganan hasta 10 bolivianos por quintal”, sostuvo.

Moreno calculó que cada año ingresan más de 300.000 toneladas de maíz de forma ilegal.

Ante esta situación, ambos dirigentes pidieron a las autoridades a permitir el uso de biotecnología para reducir los costos de producción de los cultivos nacionales. “Están ingresando miles de toneladas anuales de granos de maíz y soya, que son producidos con transgénicos, porque los productores de ese país tienen pleno acceso al uso de esta tecnología”, señaló Flores.

Otro sector que denunció el ingreso de mercadería de contrabando fue el sector cañero. Productores e industria cañera denunciaron el ingreso de azúcar por los diferentes pasos fronterizos.

“Cerca de 70 millones de dólares pierde la industria por el ingreso de azúcar de contrabando. Estamos preocupados”, dijo Alcides Córdova Sejas, presidente de la Unión de Cañeros Guabirá (UCG).

Carlos Rojas Amelunge, presidente Ingenio Azucarero Guabirá (IAG) señaló que es urgente que el gobierno tome cartas en el asunto. “Tenemos que poner los controles respectivos en frontera. Se debe hacer una fuerza común, porque hay sectores perjudicados”, expresó el industrial.

Ambos dirigentes señalaron que se analizarán las medidas a seguir si no hay una respuesta del Gobierno central.

Los productores pidieron a la población no adquirir estos productos porque no cuentan con el Registro Sanitario del Servicio Nacional de Sanidad Agropecuaria e Inocuidad Alimentaria (Senasag) y por lo tanto no ofrecen ningún tipo de garantía.

Se buscó la versión de la Aduana Nacional, pero desde la entidad estatal no contestaron. Desde el Senasag informaron que en las próximas horas las autoridades nacionales ofrecerán un informe sobre este tema.

Varios sectores han denunciado la proliferación del contrabando, que se agravó a raíz de la crisis económica que generó la pandemia en los principales países vecinos que, al tener un tipo de cambio flexible y acceso a la tecnología, inundarán a país con sus productos.

2 vistas0 comentarios