Buscar
  • Cinacruz

La mosca de fruta daña 30% del durazno; un plan busca contenerla


Las pupas (fase posterior a la larva) de la mosca de la fruta.


Fuente: Los Tiempos, Laura Manzaneda.

El 30 por ciento de las 40 mil toneladas anuales de durazno que produce el valle alto cochabambino se pierde por causa de la mosca de la fruta. Ante esta situación, el Servicio Nacional de Sanidad Agropecuaria e Inocuidad Alimentaria (Senasag) determinó erradicar la plaga con la liberación de 170 millones de moscas estériles traídas de Argentina. El objetivo de la Mancomunidad Municipio de Municipios del Valle Alto y el Senasag es declarar a la región libre de la plaga, lo que derivaría en una certificación que permitirá a los productores cochabambinos exportar la fruta, informó el responsable de Sanidad Vegetal del Senasag, David Ramos. “Queremos reducir la incidencia de la mosca en la fruta, que es un gran problema de contaminación para el valle alto, que daña 30 de 100 duraznos. En algunos lugares, se pierde toda la producción si no se controla”, dijo Ramos. El insecto acostumbra poner sus huevos en la fruta y ésta empieza a podrirse en el árbol. Por ello, el plan de Senasag es soltar desde fines de noviembre 3 millones de moscas por semana hasta agosto de 2021. Se trata de moscas machos que competirán con las especies silvestres para fecundar a las hembras, las cuales, al haberse apareado con insectos estériles, depositarán huevos que no eclosionarán. La campaña regional del Control de la Mosca de La Fruta pretende beneficiar a 1.500 productores de los municipios de Arbieto, San Benito, Punata, Tarata, Cliza, Tolata, Arani, Toco, Tacachi, Villa Rivero y Villa Gualberto Villarroel. El funcionario del Senasag indicó que la estrategia de la mosca estéril no tiene una efectividad del 100 por ciento para el control de la plaga, por lo que  debe ser acompañada de fumigación y trampas para acabar con la totalidad de estos insectos. La primera fase consiste en la implementación de trampas cebo que atraerán a las moscas. La segunda,  en la fumigación con cebo tóxico en zonas identificadas por la proliferación de moscas. La tercera tiene que ver con la captura de éstas, para ser esterilizadas y liberadas más adelante, explicó Huanca.

Experiencias Las moscas de la fruta estériles han dado buenos resultados en países como Chile, que se ha declarado libre de este insecto, y Perú, que ha logrado lo mismo en algunas regiones de su territorio. Se busca que esta estrategia permita también a los productores generar una política de exportación de las frutas que se producen.

Años de batalla El gerente de la Mancomunidad de los Valles, Franolic Huanca, dijo que los productores llevan ya 10 años sin poder controlar esta plaga, que ataca no sólo al durazno, sino también a otras frutas, como la papaya, chirimoya, manzana e incluso cítricos. El jefe departamental de Senasag, Vladimir Sánchez, informó que desde hace años (2008 hasta la fecha) se trabaja junto a la Gobernación en el desarrollo productivo del control de la mosca de la fruta.

Una apuesta de Bs 10 millones para el valle alto

La mosca de la fruta afecta a la producción frutícola en la región de los valles del departamento, impidiendo su exportación a países vecinos, por lo que la Gobernación de Cochabamba destinó un presupuesto de 10 millones de bolivianos para iniciar el proyecto de control de la fruta. “Hemos trabajado con el Senasag, bajo un convenio interinstitucional, en el tema de la mosca de la fruta, con una transferencia de 10 millones de bolivianos para la primera fase”, dijo el secretario de Desarrollo Productivo y Economía Plural de la Gobernación, David Molina. “Es importante trabajar en la reactivación económica. El control de la mosca ayudará al valle alto, que es productor de manzana, durazno, guayaba, chirimoya y otras especies frutales”, puntualizó el funcionario de la Gobernación.

0 vistas

(591-3) 343-4658

Av. Cristo Redentor, Santa Cruz de la Sierra, Bolivia

©2019 by Cinacruz- Colegio de Ingenieros Agrónomos.