Buscar
  • Cinacruz

Las inundaciones y la sequía pasan factura a los productores de soya

En las zonas este y sur los rendimientos en la cosecha del grano son bajos debido a la falta de agua, mientras que su exceso afecta a miles de hectáreas en varias comunidades del norte cruceño.

Fuente: El Deber, Juan Carlos Salinas Cortez.

Los productores de granos, especialmente de soya, cuando buscaban recuperarse de la sequía, ahora deben hacer frente a las inundaciones que están afectando la región del norte cruceño. Un menor rendimiento en la cosecha de la campaña de verano por la falta de agua preocupa al sector, mientras que miles de hectáreas de soya están bajo el agua, provocando que estas se echen a perder. Isidoro Barrientos, presidente de la Cámara Agropecuaria del Pequeño Productor del Oriente (Cappo), apesadumbrado informó de que en las zonas este y sur los rendimientos en la cosecha de soya están muy por debajo del promedio, que es de 2,5 toneladas por hectárea (h). Barrientos precisó que, debido a la sequía, en Cuatro Cañadas y en Pailón Sur los rendimientos en la cosecha oscilan entre los 500 y los 1.000, y que eso va a repercutir en los ingresos de los pequeños y medianos productores. “La situación es muy delicada, pues con estos rendimientos los pequeños productores no van a poder responder a las deudas contraídas con los bancos y con las casas de insumos. Como siempre los más perjudicados son los que no cuentan con buena infraestructura”, se lamentó Barrientos. En cuanto a las inundaciones, el dirigente sostuvo que, a las zonas ya afectadas, como Limoncitos, se deben agregar otras ocho comunidades, aunque no detalló cuáles. Indicó que estas sufren por los desbordes de los ríos. Cabe recordar que, según datos de la Gobernación de Santa Cruz y de la Cámara Agropecuaria del Oriente (CAO), las zonas afectadas por las inundaciones son alrededor de 12.000 hectáreas y que durante esta semana se trabajará para conocer el real impacto del agua y saber con exactitud cuántas hectáreas de soya se perdieron y cuántas fueron afectadas. Para hacer frente a los desbordes de los ríos, Luis Aguilera, director del Servicio de Encauzamiento de Aguas y Regulación del Río Piraí de la Gobernación (Searpi), por pedido de Rubén Costas, gobernador cruceño, se encuentra en La Paz en busca de recursos que permitan encarar nuevos proyectos. En el país En Cochabamba, desde el Ministerio de Medio Ambiente y Agua informaron de que la siguiente semana se comenzará a construir nueve disipadores en la cuenca del río Taquiña para proteger al municipio de Tiquipaya de una nueva mazamorra, como las dos últimas que azotaron a ese municipio. El representante del Ministerio, Límbert Rojas, sostuvo que se han previsto 11 millones de bolivianos para los nueve disipadores y que del Fondo de Previsión Social (FPS) también se destinarán Bs 3,5 millones para reforzar la contención del agua y lodo en el río Taquiña de Tiquipaya. La Gobernación de La Paz reportó ayer que unas 6.000 familias y 100 viviendas fueron afectadas por los desastres naturales que se registraron en 16 municipios. Édgar Ramos, de la dirección de comunicación de la Gobernación paceña, agregó que también se registraron ocho decesos por los desastres naturales en el departamento de La Paz, de los cuales tres personas murieron tras ser arrastradas por el río en el municipio de Sorata. A su vez, el gobernador de Potosí, Omar Véliz, confirmó la declaratoria de alerta naranja por los fenómenos naturales que ya han causado la muerte de seis personas en ese departamento. De entre los fallecidos, cinco perdieron la vida por descargas eléctricas mientras que un chofer murió cuando su vehículo fue literalmente tragado por el camino, al producirse un sifonamiento en Huari Huari.


0 vistas

(591-3) 343-4658

Av. Cristo Redentor, Santa Cruz de la Sierra, Bolivia

©2019 by Cinacruz- Colegio de Ingenieros Agrónomos.