Buscar
  • Cinacruz

Para reactivar la economía la biotecnología es inevitable

Reto. Los sectores productivos cruceños quedaron indignados con la Acción Popular interpuesta por activistas ambientales.

Fuente: El Día.

Ante la declaratoria de emergencia nacional de sectores productivos de Santa Cruz que, en los últimos días hicieron conocer su voz y su rechazo total a la Acción Popular interpuesta por activistas ambientales, en contra de la normativa que ordenan abreviar procedimientos para una introducción de eventos transgénicos, el Centro de Investigación Agrícola Tropical (CIAT), la Cámara de Exportadores de Santa Cruz (CADEX) y el Colegio Nacional de Economistas de Bolivia (CONEB) enfatizaron que en tiempos de pandemia del coronavirus (COVID-19), la biotecnología es una condición vital si se quiere reactivar la economía. 

“La biotecnología es una valiosa herramienta para el desarrollo sostenible de nuestro país, dado el potencial que tiene para mejorar los procesos productivos, contribuir a la seguridad alimentaria, precautelar la salud humana y animal, facilitar la conservación de los recursos fitogenéticos y valorizar la biodiversidad”, menciona el montereño Luis Ernesto Hurtado Paz, director del CIAT. 

En cambio, para los economistas del CONEB, reactivar el sector agropecuario resulta estratégico, además, para revertir la tendencia decreciente del ritmo de crecimiento del PIB, algo que se ha venido dando desde el fin del auge mundial en el 2014, registrándose el pasado año la menor tasa de expansión en casi dos décadas; resulta estratégico, también, para evitar que la crisis vaya más allá del año 2020.

“El uso de la agrobiotecnología en el mundo por más de veinte años ha probado ser un eficiente instrumento para mejorar la productividad, generar más y mejores alimentos”, argumenta.

En cambio, Oswaldo Barriga, presidente de la CADEX ha mencionado que el uso de la biotecnología es una de las herramientas más utilizadas para adaptar la producción en el campo a las situaciones de cada región, logrando incrementar así la competitividad del campo y mejorar los rendimientos para abastecer a la población con más y mejores alimentos.

El propósito de la Acción Popular. Según los sectores productivos cruceños que elevaron su voz de protesta y rechazo a la vez, busca eliminar los decretos supremos que autorizan al Comité Nacional de Bioseguridad, establecer procedimientos abreviados para la evaluación de eventos biotecnológicos para el maíz, caña de azúcar, algodón, trigo y soya.

El CIAT, con una trayectoria en investigación, transferencia y servicios, durante 45 años en el Departamento de Santa Cruz y Bolivia, reafirma su compromiso institucional con el sector productivo, mediante el aporte a su desarrollo a través de soluciones tecnológicas que generan impacto en la productividad, el manejo y la conservación de los recursos naturales, para contribuir a mejorar la calidad de vida de los productores hacia una agricultura sostenible y resiliente al cambio climático.

Además en Bolivia, describe el CIAT, desde hace varios años han surgido iniciativas para incorporar la biotecnología en procesos de investigación, producción y desarrollo: se han instalado laboratorios y se están formando recursos humanos en esta área, tanto en universidades públicas y privadas y centros de investigación, sin embargo, nuestra normativa desactualizada y no funcional nos posterga en este avance imprescindible para el sector productivo del país.

“Es fundamental dejar en claro que, los productores en Santa Cruz realizan un manejo sostenible de su sistema productivo con prácticas conservacionistas, como el uso de la tecnología de siembra directa y de rotación de cultivos, que implica la producción de granos como soya en la campaña de verano, y de maíz, sorgo, trigo, girasol y otros en la campaña de invierno”, asegura Hurtado.

El Centro de Investigación menciona que se producen aproximadamente 4,5 millones de toneladas anuales de estos granos, lo cual resulta imprescindible para que la población boliviana tenga a su alcance alimentos básicos como lácteos, aceites, y carnes de res, pollo y cerdo, sin embargo, el aporte y desarrollo de la ciencia e investigación debe profundizarse para seguir mejorando el modelo productivo regional y nacional.

“Estamos convencidos que no se debe restringir o imponer un modelo productivo mediante acciones judiciales, populares o sociales; creemos firmemente que luego de estar postergados por muchos años, es el momento de brindar alternativas con tecnología, ciencia e innovación donde exista una coexistencia de modelos productivos como el convencional, agroecológico y el genéticamente modificado”, precisa el CIAT.

Desde los economistas. Para los economistas, el sector agropecuario es quien tiene la más rápida capacidad de reacción, tanto para atender la creciente demanda interna de alimentos, así como para convertirnos en un gran país agroexportador.

Asimismo, frente a la necesidad de aumentar la producción del sector agrícola, el gran desafío es incrementar la productividad de la tierra de manera sostenible, desde una perspectiva responsable y viable a las necesidades reales del país, que sea social y técnicamente apropiada en beneficio de nuestra población y sus generaciones futuras.

Al mismo tiempo, la agrobiotecnología al estar asociada a la “agricultura de precisión”, la “siembra directa” y la “rotación de cultivos”, ha resultado ser una alternativa más amigable con el medio ambiente, frente a la producción convencional, y de gran beneficio para los productores.

“En función de forjar un gran país productor de alimentos, garantizando su autoabastecimiento, generando mayores excedentes para alimentar al mundo y, a través de ello, crecientes fuentes de empleo, ingresos, divisas e impuestos para el Estado boliviano, permitir en Bolivia el uso de semillas genéticamente mejoradas por la biotecnología, es lo más sensato y correcto. Santa Cruz, 25 de agosto de 2020”, asegura Jorge Akamine, presidente del CONEB. 

4,5 Millones de toneladas De granos se produce cada año en todo el país según el CIAT. 

0 vistas

(591-3) 343-4658

Av. Cristo Redentor, Santa Cruz de la Sierra, Bolivia

©2019 by Cinacruz- Colegio de Ingenieros Agrónomos.